En el último año, una de las frases que más he escuchado es que en tiempos de crisis se agudiza el ingenio. Se dice que éste es un mal momento económico, pero también una gran oportunidad para ofrecer nuevas ideas, usar la creatividad y cambiar algunos modelos que nos han llevado a esta crisis.

Muchas familias están preocupadas por el paro (un importante porcentaje de ellas no tienen a ningún miembro trabajando), pero yo los fines de semana sigo viendo llenos los bares y las calles, y las personas que se quedan en casa se enganchan a algunos programas de televisión que aumentan su audiencia, y alardean que ofrecen una realidad social tan clara y directa que la gente se identifica con ellos. Es decir, ante una situación problemática, uno sale para disfrutar un poco y olvidarse de los problemas, o se queda en casa viendo la televisión en lugar de buscar soluciones más eficaces.

El gran problema no es la crisis económica –ojalá-, sino la crisis social, educativa y cultural que no se cultivó en época de bonanza, cuando todo iba bien y nadie pensaba en el futuro. Hace años no se conocían palabras como ‘bullying’, ni nadie ponía el grito en el cielo con la violencia de los menores. Hoy, sin embargo, todo ello forma parte de nuestra actualidad más cruel, heredada del pasado y –lo que es peor- no se está corrigiendo, por lo que el futuro puede ser todavía peor.

¿Acaso alguien entiende por qué un menor –que ahora a los 14 años ya piensa como un adulto- puede asesinar a una persona salir a la calle en ‘cuatro días’? ¿Acaso alguien entiende cómo se pueden ofrecer ayudas económicas a personas en paro, que durante ese año han agotado el paro, y no a las personas que no han podido cobrarlo ni tampoco encontrar un trabajo digno? ¿Y, para más cachondeo, por qué esa misma ayuda ahora se ofrece también a las personas que están en paro y viven con sus padres? Yo pensaba que si uno vive solo y está en paro, tiene una hipoteca o alquiler que pagar a final de mes, esa ayuda le urge más a alguien que vive en casa de sus padres.

Como decía antes, aunque parezca una locura lo que digo, la verdadera crisis está dentro de nosotros mismos, desde hace ya algunos años, y la crisis económica debería hacernos reflexionar; hacernos preguntas del cómo, cuándo dónde y por qué. Mientras nos conformemos con afirmar o negar las cosas, nada cambiará.

Hasta para robar, a los políticos y empresarios les falta creatividad. Los regalos y contratos de Valencia, el desfalco de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música, o ahora el nuevo caso de corrupción de Santa Coloma en Cataluña, que en las últimas horas ha salpicado también a Madrid, están hechos a la antigua usanza. Sólo en Marbella hace unos años, con el dinero que salía del ayuntamiento en bolsas de basura, se produjo un atisbo de creatividad.

Aunque para original, Jordi Pujol, el que fue presidente de la Generalitat de Cataluña durante 23 años. Ayer afirmó que era un peligro remover la financiación de los partidos políticos porque todos saldrían mal parados. Es decir, sabe algo. Conoce casos de corrupción que se ha callado, y sólo Joan Puigcercós (ERC) reclamó a Pujol que debería tirar de la manta. Francamente, eso sí que sería original, que un líder político, presuntamente salpicado por casos de corrupción, por una vez tirase de su propia manta tan fuerte, que en lugar de abrigarse de la cárcel, le cayera al suelo con todo el peso de la justicia junto a su honorabilidad y vergüenza.

En realidad para crear no hacen falta muchos medios, a veces incluso basta con la palabra, con una simple declaración como la que ha hecho recientemente el presentador de televisión J.J. Vázquez: “No hago telebasura, sino neorrealismo de TV”. Y después de decir eso se debió quedar tan feliz. Aunque es su forma de verlo, no deja de ser original la expresión que utiliza… por lo menos provoca risa. Una triste y lamentable sonrisa.

No obstante, es gratificante descubrir verdaderos ejercicios de creatividad, como los nuevos inventos que se han presentado en el Salón Internacional de Seguridad Vial y Equipamiento de Carreteras, en la feria de Madrid. Se trata de un badén inteligente, que disminuye los daños en la amortiguación de los vehículos y solo supone un obstáculo para los automóviles que no circulan a la velocidad autorizada. Otros inventos son el guardarraíl capaz de absorber el impacto de un autobús y de salvar la vida a un motorista, radares indetectables, bolardos de goma y antiterroristas, farolas de fibra de vidrio...

Estos son algunos ejemplos de la creatividad que necesitamos en la sociedad, y no lo que la nueva corriente filosófica de televisión pretende vendernos en forma de tarro de mermelada caducada.

Aunque para mí, el mejor ejercicio de creatividad que recuerdo haber visto en mi vida lo conté aquí mismo hace una semana: Yolanda Domínguez, la chica que empapeló Madrid con carteles en los que una chica se ofrecía a dar toda clase de servicios domésticos y sexuales, además de aguantar humillaciones.

Con un ordenador, unas hojas de papel y tinta, además de mucho ingenio, Yolanda Domínguez consiguió llamar la atención de la sociedad y los medios de comunicación; hizo reflexionar a muchas personas sobre el factor económico en las relaciones interpersonales y de qué manera influye en los roles de cada uno.

Por supuesto, no le faltaron ofertas, serias y formales, para contratar sus servicios sexuales por parte de hombres adinerados y sin escrúpulos. Pero ya lo dijo el Caballero de Bruix: Para amasar una fortuna no se requiere ingenio, lo que es preciso es carecer de delicadeza.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/48544

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre la prostitución en España. Todo empezó con la publicación de unas fotografías del periódico El País. Un periódico que, por cierto, publica diariamente anuncios en su sección de contactos donde se ofrecen diferentes prostitutas. ¿Acaso no resulta un poco hipócrita esto?

Pero ese es otro debate, un debate que no termina nunca de realizarse ni parece tener fin. Hoy quiero contar otro tipo de prostitución, que sin tener tanta presencia en los medios de comunicación, es tan preocupante –o aun mas- de la que estamos acostumbrados. Se trata de la prostitución ‘casera’, es decir, chicas a menudo jóvenes, que buscan cierto nivel de vida aprovechando su físico. Y ahora también, mujeres maduras, casadas o separadas, se apuntan a este tipo de prostitución encubierta para poder pagar las facturas a final de mes, o lo que es peor, potenciar la ‘cultura’ de que con el cuerpo se consigue todo.

Pero la principal protagonista de esta columna es, sin duda, Yolanda. Una chica que ha empapelado la ciudad de Madrid con carteles, con un titular tan sugerente y provocativo como: Chica con buena presencia se ofrece para lucir sonrisa y aguantar humillaciones.

No he tenido la oportunidad de encontrar uno de esos carteles, pero he conocido la noticia a través de un medio de comunicación y me ha parecido, sencillamente, genial. Me ha parecido genial porque, aparentemente, se trata de una persona de la calle, alejada de los montajes a los que a veces recurren algunos programas de televisión. Me ha parecido admirable que una chica joven, que probablemente conozca este tema de cerca, haya tenido la valentía de pegar los 100 carteles ella sola, y llamar la atención de los medios de comunicación que se han hecho eco, por fin, para conocer que hay otro tipo de prostitución de la que no se habla.

Ahí afuera, lejos de las calles, de los anuncios de los periódicos e incluso de Internet, existe una prostitución aun peor; la que se realiza, no por necesidades económicas, sino a menudo por caprichos, de una prostitución inducida por los programas de televisión –la famosa telebasura- que encumbra a las chicas mas ‘guapas’ o glamorosas, e ignora por completo el talento. El resultado no puede ser otro que, como sucede, muchas chicas jóvenes traten de ser famosas, y cuando no lo consiguen, aprovechen su físico para ser famosas, y sino lo consiguen, lograr bienes materiales que mantengan alta su autoestima.

Hoy en día, cuando en plena crisis el poker se ha convertido en un juego popular, resulta que hay chicas que ofrecen show eróticos a través de las webcams a cambio de fichas, que, para más tristeza, son de mentira, es decir, no se cambian por euros. Esto está ocurriendo en algunas redes sociales, en lo que considero un claro avance de la prostitución de semi-lujo (las muchachas, que no pasan hambre, que quieren ser ricas únicamente a cambio de su cuerpo), a la prostitución-ludopática; lo que esta pasando ahora mismo, en plena época de crisis, cuando algunas mujeres deciden ofrecer sus cuerpos, vía webcam, a cambio de unas fichas que, para colmo, ni siquiera son reales…

Moraleja: Cuando se habla de la prostitución, miramos hacia otro lado si no nos toca de cerca. Si se habla mucho de la prostitución, tenemos una opinión mas negativa que positiva, sin tener en cuenta la situación de las mujeres (en términos de psicología se conoce como EMPATIA). Y si no fuera poco, mientras se ‘olvida’ y se deja a un lado este tema, se esta contribuyendo a un problema aun mayor, como es la ‘prostitución casera’, porque mientras el Gobierno y la oposición mira en las calles, la sociedad se crece en las esquinas de algunos canales de televisión.

http://www.diariosigloxxi.com:80/texto-diario/mostrar/48275

Un país de pandereta

Aprovechando la visita de Zapatero al nuevo premio Nobel de la Paz (es curioso que se lo hayan dado al presidente de un país que sigue inmerso en una guerra… ¿no había otra persona que lo mereciera más?), me puse a reflexionar sobre alguna de las diferencias que hay entre España y Estados Unidos, en cuanto a materia social, porque al parecer ellos ya se encargaron de hablar de otros temas, supuestamente más importantes.

Mientras aquí pagamos cada mes una parte de nuestra nómina en concepto de Seguridad Social (lo que nos da acceso a la Sanidad Pública y ¿futuras pensiones?), en Estados Unidos sólo existe la Sanidad Privada, cuyo coste no es precisamente económico si uno no contrata antes un seguro. Dicho así, parece que nosotros estamos en mejor posición que los americanos, pero si se hiciera una encuesta en España acerca del grado de satisfacción de la Sanidad Pública (listas de espera, urgencias, “hay que no era la pierna derecha sino el brazo izquierdo”, etc), y respondiera el 100% de la población, estoy seguro que el porcentaje sería considerablemente bajo.

¿Acaso los trabajadores y empresarios no estaríamos más satisfechos cobrando en efectivo lo que pagamos a la Seguridad Social en la nómina de cada mes? Con una pequeña parte de esos nuevos ingresos, tendríamos suficiente para pagar un buen seguro privado, y aún llegaríamos un poco mejor a fin de mes.

Por otra parte, mientras en Estados Unidos están organizados con los últimos avances de la tecnología para controlar a los delincuentes (ahora que se acerca la fiesta de Halloween, tienen detectados a todos los delincuentes sexuales, información que pueden consultar cualquier padre para proteger a su hijo y evitar que pida caramelos en alguno de esos domicilios. Además, los delincuentes tienen prohibido salir esa noche a la calle, bajo estrictos controles de la policía), en España los delincuentes se toman a broma a la policía, cada vez más, que es lo realmente preocupante. Y sino, sirva como ejemplo que un delincuente que ha sido detenido en múltiples ocasiones sabe que quedará en libertad si el robo no supera los 400 €, o que un menor pueda asesinar tranquilamente, sin importar su grado de consciencia ni la brutalidad de sus actos, que sólo pasará un tiempo en un centro de menores y poco más. No hace falta recordar el reciente y trágico desenlace de Marta del Castillo, cuyo cuerpo aún hoy no ha sido encontrado, y los culpables siguen burlándose de la ley ahora también en los juzgados.

Para colmo, esta semana tenemos otra noticia que pone en evidencia la absoluta incoherencia del Gobierno de nuestro país: El Congreso aprueba la ayuda de 420 euros para los parados que vivan con sus padres.

Cuando leo esto, pienso que tal vez esa ayuda sea más necesaria a las personas con dificultades económicas que ya están independizadas (con lo que eso cuesta hoy en día, sea de alquiler o con hipoteca), y no a muchos jóvenes que ni trabajan ni quieren hacerlo, o trabajan y destinan sus ingresos en fiestas, drogas y caprichos innecesarios, pero aún así ahora se aprovecharán ahora de esa ayuda. Porque inicialmente dicha ayuda era para los parados que habían gastado su paro durante este año… es decir, ya entonces las personas que llevan todo el año buscando trabajo -o trabajando temporalmente en diferentes empresas- sin haber podido cobrar el paro durante el 2009 no pueden acceder a la ayuda, pero sí los que llevan un año cobrando de la sopa boba, viendo desde el sofá de su casa la televisión, alimentando la audiencia de una pandilla de analfabetos (¿m’entiendes?) aún peores que ellos, cómo ganan millones gracias a su aburrimiento.

Si es que por algo siempre hemos sido un país de pandereta… con la derecha, con la izquierda, o tocándonos las narices a dos manos.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/48033

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds