La fábrica de sueños

Cada día un nuevo día, una nueva oportunidad. Una nueva mentira, en realidad, la misma rutina y otros sueños que cumplir.

Me contaron que hay una fábrica de sueños en cada ciudad, en el corazón de cada persona que habita en ella. Hace años, los sueños se fabricaban a mano, y nunca faltaba mano de obra dispuesta y con la ilusión necesaria para convertirlos en realidad. Sin embargo, desde que la tecnología se apoderó del presente, la inmediatez manda incluso en los sueños, y todo aquello que se proyecta a medio plazo y no se cumple al día siguiente, caduca en el acto.

Hemos pasado del 'hace tiempo que te espero y te esperaré cuanto tiempo haga falta' al 'hace dos horas no me importaba y después de dos horas te olvidaré'. Hasta hace poco pensaba que mi fábrica de los sueños era impaciente e irreal (incluso para los propios sueños), pero ahora tengo total consciencia de que el verdadero problema no es un fallo en la maquinaria de mi fábrica, sino en la ilusión de la mano de obra, de la invasión de la tecnología y su prisa; quizás el único que todavía creía en los sueños, hasta ahora, era yo, mientras la realidad me explicó la cruda realidad:

Mira tío, la vida son dos días y hay que aprovecharlos. Trata de follar cuanto puedas, evita enamorarte o sufrirás, y si tienes que hacer sufrir para follar, oye, siempre que sea mayor de edad tendrá suficiente madurez para decidir. No olvides, sin embargo, buscar un trabajo estable que te permita hipotecarte, aún sin familia a la vista, ni con vista alguna de formarla; es importante tener un trabajo estable y una hipoteca con interes variable para poder disfrutar de tu libertad. Tampoco repares en gastos, pues lo primero eres tú y a la hora de pagar a los demás, como decía aquél, los demás que aguanten.

En definitiva, que mi vieja fábrica de sueños espera impaciente que la adapte a los nuevos tiempos, pero hasta ahora me niego. De momento me amparo en la crisis para no gastar en reformas, y con el deseo de que la crisis vuelva a reformar más de una fábrica moderna y su conciencia, seguiré esperando y viendo pasar el tiempo.

En sentido contrario

Lo siento querida, pero no dispongo de toda la eternidad como tú: mis canas aumentan, tu alma se aleja y mi paciencia disminuye cada vez que suspiras un por qué.

Lo siento, pero sobran explicaciones y me faltan las disculpas. Trato de averiguar en qué acera cocina cada uno su receta de comida rápida, y es que cuando el hambre aprieta parece que sobran tetas y faltan los cojones para afrontar la realidad.

La mar siempre fue una excusa cobarde; si las olas nunca se quedaron, por qué ibas a quedarte tú ahora. ¿Por qué, simplemente, preguntarse la existencia de un por qué de las cosas?

Cruzar las calles se ha convertido en una competición de fondo en la que ya nadie respeta los semáforos. Yo, a la mía, seguiré adelantando en carreteras sin señalización ni iluminación adecuada, mientras no conduzca, y tus labios sigan parpadeándome en sentido contrario. Es más que probable que ambos busquemos el mismo accidente.

Tres cosas que se pueden hacer con 15 euros:

1. Una entrada de cine + palomitas y refresco (2 horas)
2. Tomar un Jack Daniels con Ginger ale en una discoteca de moda (apenas unos minutos).
3. Pasar un fin de semana completo con Aviva(va) y más de 40 borrachuzos, disfrutando de una inmejorable compañía entre algunos conocidos y muchos desconocidos hasta ese momento. El precio incluye pensión completa y barra libre de risas, barbacoa en la playa, fiesta casera y fresas... muchas fresas.

Cada una de las tres opciones cuesta 15 euros... amanecer con el sonido de las gaviotas de Punta Umbria, no tiene precio.

Desde aquí y como mejor sé hacerlo, quiero dar las gracias a todas las personas con las que compartí la tercera opción este fin de semana. Ha sido todo un placer conocer al doble de Pete Doherty, tratar de rimar en blues con la armónica de la Jirafa y hasta las 15 horas de viaje se hicieron cortas en tan buena compañía :-)

Y especialmente a Aviva(va), por su hospitalidad y la buena organización... y a los más de 40 borrachuz@s que espero ver pronto en otro meeting!

Mercado

Entrar en una discoteca hoy en día es como el que va al mercado; hay mucha almeja fresca, muslos de oferta y demasiadas moscas alrededor tratando de comer algo con desesperación.

No importa la edad, ni estado ni la condición civil; por no importar casi no importa ni el sexo, a duras penas y última hora. Existe un mercado clandestino que no paga impuestos los sábados por la noche, que busca y encuentra esporádicamente su momento de placer, su libertad... de expresión.

Pido excusas de antemano por no comulgar con la tradicionalidad de los besos no pactados, de no hacer aprecio de los huesos en los huesos, de no besar los labios del 'aquí estoy, porque yo lo valgo'.

Mientras los demás cierran círculos del pasado y viven el presente, yo sigo tratando de invertir en el futuro, amparado en los cuadrados de tu mercado.

Duerme

Duerme, que mañana ya habrá tiempo durante el día para perderse entre los sueños. Las suaves teclas de un piano te acercan hacía al perturbador ruido del despertador y su rutina.

Despierta, que la ciudad está desnuda y te esperan, puntual y radiantes como tú, las calles y su rutina, el perturbador ruido de los coches y la imaginación que decidas ponerle al nuevo día.

Vive, trabaja pero descansa y vive. Siempre habrá quién se muerda las uñas en la soledad, o te busque sin respuesta y encuentre mejores planes con cualquier desconocido y tomándose una caña a tu salud.

Descansa, medita en tu silencio y en la intimidad de la cama vacía, haz uso, portátil en mano -y por hacer hacer uso de algo con la mano en la cama- del messenger, facebook y cuantas redes sociales acumules en tus favoritos. Descarga tu soledad en busca de nuevas personas y sensaciones, o busca esas sensaciones en la soledad de las personas que ya conoces y esperan saber de ti, mientras buscas un hueco en tu agenda...

... y duerme, que mañana ya habra tiempo durante el día de perderse entre los sueños...

No tengo tiempo

Se levanta de la cama, comienza un nuevo día. Casi siempre con prisa se prepara el desayuno y sale por la puerta en busca de su rutina.

Cuando hay sol y tiene tiempo, prefiere pasear por las aceras y alternar recorridos, intercambiar miradas de resignación con los peatones y saltarse algún que otro semáforo en rojo para llegar puntual al trabajo. Pero casi siempre termina cogiendo el metro, perdiéndose la música de los árboles a su paso para terminar escuchando cualquier canción dentro de un tren, frente a las mismas personas cada día.

Cumple religiosamente su horario e incluso se ofrece de forma voluntaria a hacer horas extra y solidarizarse con la empresa en los tiempos que corren –eufemismo de ‘no quiero que me despidan y hago lo que sea, incluso trabajar’-, ajustando al máximo su agenda que le impide hacer vida social.

Intenta aprovechar sus horas libres para relacionarse, pero casi siempre todo su círculo de amistades tiene otros planes diferentes a los suyos: quién no se ha casado –y con esto de casarse parece que el mundo depende de una sola persona; tu pareja-, ha perdido el contacto de forma sutil o muy directamente le ha mandado al carajo y todavía no lo ha asumido, o bien está en proceso de asimilarlo y ‘ampliar su círculo de amistades’ es la solución… como si tuviera muchas opciones entre las que elegir.

Y cuando por fin se lanza al vacío y contacta a varias personas que le resultan interesantes en el virtual mundo de Internet, cuando en ese instante el miedo y la vergüenza se apoderan de su ser y alguien de repente le propone algo… resulta que no tiene tiempo.

Se levanta de la cama, comienza un nuevo día…

Para siempre

El sol, el mar, las calles; los edificios se renuevan pero las calles siguen estando ahí. ¿Quién piensa que Las Ramblas o el Paseo Marítimo dejarán de existir algún día, mientras sigamos vivos?

Los libros, las canciones, la historia… hay cosas que son y serán eternas, con mayor o menor interés por nuestra parte.

Las estrellas que quisiéramos poder ver desde las grandes ciudades, los planetas que nos han explicado y los que no conocemos, la luna llena cada mes… nuestra propia existencia, mientras estamos vivos.

Como tus ojos, esa mirada viendo pasar los años con distancia, las fotografías ahora que son digitales. Tu recuerdo. Barcelona, Madrid, Ibiza… la dulce miel de tus labios :-)

Puede que tengas razón y el amor no, no dure para siempre…pero yo siempre me acordaré de ti, en mayor o menor medida según el momento, aunque sólo sea para llevarte la contraria, y demostrarte que el amor es algo más que sexo. Y que el amor que uno siente por dentro es para siempre, aunque se siente que la otra persona no sienta lo mismo.

Aquí sigo

A pesar de la hipocresía, el egoísmo, el interés, las relaciones de cualquier tipo que comienzan el día 1 y no llegan a fin de mes. Aquí sigo.

A pesar de rencor y el perdón, la mentira aliñada con medias verdades, las oscuras intenciones de personas supuestamente transparentes. Aquí sigo.

A pesar de esquivar incomprensiblemente tus besos y abrazos de discoteca, de tener tan poca memoria y tanta dificultad para olvidar, de las despedidas en la mirada de los que todavía no se quiere marchar.

Aquí sigo, recomendándote por cierto, Gran Torino: sé que te gustará.

Guapa, simpática y cariñosa contigo misma, te recitaría –por ejemplo- Lorca desde el sur que tanto te gusta. A la altura de tus pasos cuesta cierto trabajo mantenerse, motivo por el cual aprendí que es mejor perder el equilibrio entre sueños que caminar con paso firme por la rutina de la realidad.

Guapa y simpática, pero sin uñas; te las comiste todas y cada una de ellas… pero lo gracioso es cuándo y cómo conseguiste comerte además las mías, con nocturnidad y alevosía, apenas sin darme cuenta.

Homenaje a Pepe Rubianes




Nadie me garantiza que mis latidos seguirán vigentes mañana, cuando me despierte el ruido de las calles que construyen una nueva semana, un nuevo mes en este año caótico.

Mañana será tarde para casi todo, incluso compartir un café en el ‘Deportivo’, justo enfrente donde empecé a hacerme mayor, cuando aprendí que este juego trata de abrazar a la pareja y aprovechar al máximo cada suspiro, cada beso, cada ronquido. Se trata de ser amigo y enemigo, admirar al que ignora la hermosura, genio y figura hasta la sepultura.

Hace casi un año me dejaste compuesto y sin entrevista, con una razón de peso que te obligó a dejar los escenarios. Hoy leo con tristeza que te has ido para no volver, a buen seguro que rodeado de tremendas mulatas, camino a un retiro sino mejor que tu Kenia habitual.

Descansa en paz, sin perder esa sonrisa eterna.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds