Ayer se celebró el Día Internacional de la Violencia de Género, con medio centenar de víctimas en lo que llevamos de año. Esta lacra social no cesa, aunque por primera vez en muchos años ha disminuido en nuestro país, porque se trata de un grave problema global.

Seguramente la –falta de- educación tendrá que ver algo con ello. Ayer también se conocía que nuestro país empeora sus cifras estadísticas, como por ejemplo la de doblar la media de la UE en abandono escolar, en el que ya nos situamos con un 31.9%.

Pero estamos demasiado preocupados por la crisis económica actual. Como ya sucedió hace unos años, pocas personas se creyeron que la burbuja inmobiliaria era un peligro… hasta que explotó. Ahora asumimos las consecuencias, tan preocupados por solucionar los problemas del presente, que no reparamos en aprender la lección y pensar que en el futuro volverá a pasar lo mismo si seguimos por este camino.

Los constantes cambios en el sistema educativo llevan a la falta de interés y motivación de los alumnos, que a su vez entorpecen a los que sí quieren estudiar. No han pasado tantos años en los desde que un profesor expulsaba del colegio a un alumno y el padre le castigaba en casa, hasta que hoy es el padre quien acude al colegio para agredir al profesor, cuando no lo hace antes el propio alumno.

El presente nos está quitando demasiado tiempo para centrarnos en lo que ocurrirá dentro de unos años, cuando esos alumnos sean personas adultas. Alguno de ellos tendrá una pistola para proteger la seguridad de los ciudadanos, otros se vestirán con traje y corbata para dirigir nuestras vidas. Es probable que entonces, y sólo entonces, algunas personas reparen en el tiempo que los alumnos de hoy dedican a Internet, los videojuegos que potencian la violencia de género, o la televisión… ¡con el miedo que da la televisión!

Resulta inevitable mirar al futuro y preguntarse a uno mismo qué pasará. Especialmente cuando, también ayer, se conoció la noticia que en la nueva Ley de Tráfico, la DGT reduce la cantidad de las multas y además ya no quitarán puntos a muchas de las acciones que puedan cometer los conductores, como circular de noche sin las luces o realizar maniobras peligrosas. Estoy esperando con ansía la próxima campaña para prevenir accidentes, porque viendo la nueva ley, puede ser espectacular a la par que contradictoria, claro.

Cuando uno lee la noticia de un suceso en las páginas de los periódicos, a veces se pregunta por el grado de conciencia del delincuente; yo cada vez me pregunto más sobre el grado de conciencia de las personas que hacen las leyes.

Algún día, más pronto que tarde espero, saldremos de esta crisis económica… pero habrá que ir preparándose para lo que nos espera.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/49508

Realidad virtual

Uno de los libros que he escrito y espero publicar algún día trata sobre el concepto de la realidad virtual. A menudo se diferencia entre ‘realidad virtual’ (cuando uno se refiere a cualquier cosa relacionada con Internet y los diferentes submundos) y la realidad como tal.

Es de lo más interesante, pues si partimos de la base de que todo el mundo miente, casi siempre, en casi todas las circunstancias que sean necesarias para un beneficio propio; cuando uno busca una pareja (“busco a mi media naranja” en lugar de “quiero follar gratis al menos una vez cada semana”), la amistad (“estoy ampliando mi círculo de amistades” en lugar de “estoy más solo que la una”), la familia (“cuánto te echaba de menos” en lugar de “estoy aquí porque es Navidad y me obligan”) o el trabajo (“busco un trabajo más adecuado a mi perfil” en lugar de “me han echado a la puta calle, a mí y a mi perfil”).

El día que consiga publicar este libro, se asombrarán propios extraños de lo ridículos que podemos llegar a ser –tod@s-, especialmente por aquél viejo mito de que en Internet se miente más, dando por hecho que en la ‘realidad’ ya se miente, claro.

Quizás es cierto que así ocurrió a finales de los 90, cuando Internet era una novedad en España, pero hoy en día, es todo lo contrario.

Seguramente en la Prehistoria alguien lo dudó, pero un día comenzamos a andar sobre dos piernas. Después comenzamos a comer con cubiertos en lugar de las manos. Hoy, esas mismas manos sirven para comunicarnos mucho más allá de lo que alcanzaban las señales de humo de entonces, y quién sabe qué será lo próximo; auque mucha gente siga pensando que no seguiremos evolucionando.

Después de más de una década de estudios, experiencias y estadísticas al respecto, y especialmente ahora en época de crisis y depresiones generalizadas, Internet es posiblemente uno de los mayores puentes de comunicación que esa ‘realidad’ física constantemente nos bloquea. ¿Cuántas veces hemos querido acercarnos a alguien que estaba sol@ en la mesa de un bar para simplemente hablar, y no lo hemos hecho? ¿Por qué en Internet resulta más fácil?

Y lo más importante: ¿Por qué existe, a menudo, esa necesidad de mentir? ¿Es sólo algo que ocurre en Internet, o también en ‘la vida real’?

Lo dicho, cuando publique el libro, os cuento más detalles :-)

PD: Estoy seleccionando a la editorial idónea para el tema en cuestión. Si crees que la tuya es la mejor, no dudes en ponerte en contacto conmigo, y si eso, ya te llamaré :-)

Después del olvido

Ríos que fluyen,
espejos que engañan,
lágrimas que escupen,
recuerdos de almohada.

Ana,
Por más que besemos las cruces
después del olvido siempre queda la nada.

Por fin se ha terminado el secuestro del atunero ‘Alakrana’. Ahora que los marineros están a salvo y de vuelta a España, es cuando ha desatado la enésima bronca entre los políticos del Gobierno y la oposición.

No voy a posicionarme en ninguno de los dos bandos, porque creo que ambos se han equivocado; el Gobierno por haber tardado tanto tiempo en solucionar el problema por la vía rápida (la del dinero), y la oposición, en su línea, criticando cualquier cosa que haga Zapatero o cualquier miembro de su partido.

Ayer se conoció que la Fiscalía de la Audiencia Nacional investigará el rescate del atunero, y será entonces cuando se determinen las posibles responsabilidades. Hasta entonces, resulta un poco triste comprobar como, una vez más, tanto el Gobierno como la oposición se enfrentan a costa de los diferentes conflictos, en lugar de unirse y luchar contra ellos con más fuerza.

Durante un mes y medio hemos tenido a 36 españoles secuestrados, y con ellos a todos sus familiares. Si la única solución era pagar un rescate, se paga. ¿Ahora hay quién trata, de forma demagógica, cuestionar de dónde sale ese dinero? ¿Acaso alguien cree que una sola de esas vidas valía menos que esa cantidad de dinero?

Pero lo más gracioso de todo es que en las próximas elecciones, mientras todos y cada uno de los partidos políticos echen mano de ese mismo saco de dinero para costear sus campañas publicitarias, ninguno de ellos se preguntará de dónde sale ese dinero… ni mucho menos, de cuánto se trata.

Por cierto, ahora que se especula con la opción de navegar con militares a bordo para evitar este tipo de secuestros, todavía hay quién se lleva las manos a la cabeza con semejante idea… y algunas de esas personas son las que nos llevaron a la conquista de Perejil hace unos años, una de las tantas vergüenzas internacionales del gobierno de Aznar.

¿Entonces qué hacemos, nos arriesgamos a sufrir más secuestros y no llevamos a militares, o seguimos criticando el dinero que cuesten los futuros rescates?

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/49290

Existen personas, aunque en peligro de extinción, que llegan a final de mes con 1.000 euros. Y estoy hablando de personas con cargas familiares (hijos, personas mayores a su cargo, parejas sentimentales, etc). Mientras que esa clase de personas, conocida como clase media o baja, consigue sobrevivir un mes, la denominada clase alta es capaz de gastarse ese dinero –y más- en una sola mañana de compras en boutiques, una propina en la mejor marisquería o, como por ejemplo en Cataluña, en dos traductores. Hasta ahí, podría ser razonable, el problema llega cuando el idioma a traducir era… ¡del castellano al catalán!

La verdad, sigo sin comprender aquello del bilingüismo en Cataluña que venden sus políticos. Y que conste que me esfuerzo en entenderlo, pero resulta complicado cuando a día de hoy, aún siguen multando a los comercios que rotulan su negocio en castellano. Si una comunidad, nación, o país tiene dos lenguas oficiales, ¿para qué es necesario un traductor que además cuesta 1.000 euros?

La ridícula excusa esta vez ha sido que los visitantes nicaragüenses son de la etnia miskito, su lengua habitual y no el castellano. Ésa ha sido su defensa a ultranza, justificando la necesidad de contratar a un traductor del castellano al catalán, después apuraron el café o cígalo (carajillo) y se quedaron tan felices. Que digo yo, desde mi más profunda ignorancia acerca del miskito, si el castellano no es la lengua habitual de estos señores, ¿por qué no se contrató entonces a un traductor del miskito?

Hay cosas que son incomprensibles, aunque todavía es más difícil de entender que este tipo de despropósitos sigan ocurriendo, de la mano de unos políticos que se supone son los responsables de gestionar toda nuestra vida: se encargan de la economía, y así nos va; se encargan de la salud, y que alguien se atreva a afirmar –y demostrar- que la Sanidad Pública está en perfectas condiciones; hasta se han propuesto perseguir y multar a los hombres que contraten prostitutas, en lugar de perseguir a las mafias organizadas, o disponer de su trabajo y recetarlas –con sueldo y alta en la Seguridad Social, por supuesto- en los consultorios médicos para aliviar la ansiedad sexual de casos imposibles, como el Ibuprofeno que receta el médico de cabecera para el dolor de cabeza.

Pero bromas aparte, lo que para los independentistas catalanes ha sido algo de lo más normal -todavía siguen defendiendo la necesidad de aquellos traductores-, para la opinión pública es un escándalo. Y lo más escandaloso, si cabe, es el posterior ejercicio de hipocresía que se realizó unas horas después: la presentación de Johan Cruyff como nuevo entrenador de la selección catalana de fútbol.

Sí señor. Ahí estaban todos, algunos independentistas en primera fila, sonriendo y aplaudiendo a Johan, al que tengo todo el respeto del mundo. Y desde ese momento, es además mi héroe, porque ha conseguido decir públicamente, con un eufemismo, que no habla catalán porque no le sale de las narices. Y después de eso, todos los políticos ahí presentes le aplaudían, mostraban su satisfacción por el fichaje y argumentaban que daría mayor proyección internacional a Cataluña. Pero nadie, absolutamente ningún político, ha tenido valor de decir lo que realmente piensan, que ese señor no habla catalán después de los años que lleva viviendo en Cataluña. Pero es Cruyff; Johan Cruyff. Y el que se atreviera a decir algo en contra de su figura en un día tan especial, tenía un alto riesgo de meter la pata.

Como lo ha hecho Sala i Martin, directivo del Barça. Su error no ha sido criticar a Johan Cruyff ni tampoco escoger una americana clásica, no. Su error ha sido decir que los españoles somos cazurros. Pero debo reconocer, por una vez y sin que sirva de precedente, que tiene toda la razón del mundo: sólo personas con la mentalidad de Sala i Martin son capaces de insultarse a sí mismos, si tienen a bien mirar la nacionalidad que figura en su documento nacional de identidad.

Lo demás son sueños, y como decía aquél… los sueños, sueños son.


http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/49058

¡Todos a la huelga!

Esta semana un nuevo despropósito ha llegado en las últimas horas a la primera página de la actualidad social: El Gobierno modifica la conocida como ‘Ley Beckham’. Desde ahora, los escándalos de corrupción, los problemas internos y públicos del PP, los 10.000 despidos que General Motors tiene previsto suprimir en Europa, o el incesante incremento del paro, van a pasar a segundo plano… porque la LFP, bajo amenaza de huelga por parte de su presidente, José Luis Astiazarán, está en contra de la modificación de dicha ley.

Una ley, por cierto, que durante el día de ayer todas las personas que estaban a favor de la modificación, trataban de justificar las consecuencias que tendrá en los jugadores extranjeros a partir del 2010, partiendo de la base que esa ley se creó para el beneficio fiscal de los científicos y para el de los jugadores profesionales de fútbol. Y claro, todos sabemos que ‘Beckham’ es el afamado científico encargado de descubrir la cura del cáncer, la esclerosis múltiple y otras tantas enfermedades incurables.

La medida que ha tomado el Gobierno parece lógica, teniendo en cuenta que muchos de los jugadores extranjeros de fútbol cobran en un año lo que un trabajador de clase media no cobrará en su vida –y encima son los primeros en poner el grito en el cielo-, deberían pagar los impuestos exactamente igual que un jugador de fútbol español. No se entiende el motivo por el cuál existía esta discriminación hasta ahora. Bueno, sí, era un apetitoso dulce económico que ayudó a traer a ‘galácticos’ a nuestro fútbol y ahora se han quedado sin la gallina de los huevos de oro. Resulta algo desconcertante escuchar a Joan Laporta, presidente del Barça, dejar el discurso del éxito de los jugadores de la casa para, ahora que le interesa más esto, apoyar al presidente de la LFP.

Por si no fuera bastante vergonzoso comprobar la polémica que se ha creado entorno a la figura de una persona que, en el peor de los casos tendrá que pagar unos dos millones de euros de más pero seguirá disponiendo de casi diez más al año, tener que escuchar al Sr. Astiazarán amenazar con una huelga, en la que por cierto tendríamos que conocer la opinión de los jugadores nacionales, resulta indignante.

Y resulta indignante porque, como decía anteriormente, hay millones de personas en paro, o con dificultades para llegar a final de mes. Personas, por cierto, que generan una parte importante de los beneficios del fútbol (¿Quién compra las entradas de los partidos, la prensa deportiva diaria y todo el merchandising?), y amenazar con una huelga de ese modo, en medio de una de las peores crisis que se recuerdan, única y exclusivamente para seguir ganando aún más dinero, me parece muy poco ético.

Aunque el Sr. Astiarazán tiene razón, hay que ir a la huelga. Pero una huelga por parte de los aficionados, que como protesta, deberíamos organizar un apagón televisivo este fin de semana, no comprar un solo periódico deportivo el próximo lunes… ni hasta que este señor pida disculpas públicas por su falta de delicadeza. Tal vez de ese modo, sea el propio presidente de la LFP el que vote a favor de la modificación de la ‘Ley Beckham’, porque a partir de entonces el problema de que no vengan extranjeros a nuestra liga no será por diferencias económicas, si no por la falta de interés de la afición española.

“Es esencial hacerse preguntas continuamente”
Yolanda Domínguez, artista

La vida del artista a menudo está relacionada con la incomprensión de su entorno más cercano. El arte es la perfección de la naturaleza. La naturaleza hizo un mundo y el arte otro, eso dijo Sir Thomas Browne. Y tiene razón. A lo largo de la historia hemos comprobado que los artistas se mueven por una necesidad vital de comprender el mundo que les rodea, aunque eso signifique muchas veces pasar hambre para poder expresarse, para tratar de cambiar el mundo a su manera. Algunos como Platón estaban convencidos que para ser artista era necesario padecer una cierta locura divina, quizás como la que llevó a Van Gogh a cortarse una oreja. Tal vez por eso cuando descubrí que detrás de un cartel publicitario pegado en las calles de Madrid: ‘Chica joven y con buena presencia se ofrece para:’ en el que una mujer se ofrecía a ser la mujer “perfecta” (tareas de hogar, niños, sexo, belleza… e incluso aguantar algunas humillaciones), se encontraba una artista donde mucha gente pensaba que había una prostituta, comprendí que estaba ante una nueva forma de hacer arte, lo que ella ha bautizado como ‘Living’.

Yolanda Domínguez, que realizó Bellas Artes, Master en Arte y actualmente es profesora de Creatividad en EFTI me cita en el Starbucks de Callao. Con un zumo y un café comenzamos nuestra interesante conversación.


Eduardo Cassano / SIGLO XXI

¿Cómo empezó esta iniciativa?

Descubro situaciones similares de mujeres de mi entorno que me conmueven y me incitan a hacer algo. Me interesa la figura femenina, es la base de mi trabajo, y hablo de situaciones y comportamientos que nos han sido impuestos durante muchos siglos de historia y sobre los que tenemos que reflexionar.

¿Qué tipo de reacciones te has encontrado?

¡De todo!... desde personas que se han reído y han guardado el cartel para mostrarlo porque les ha parecido muy gracioso, otras que creían que el anuncia era real, hasta personas que se han escandalizado o se lo han tomado mal.

Como por ejemplo…

Me han llegado propuestas reales de hombres que querían conocerme y me citaban sus bienes o me pedían una foto, también mujeres que querían que les pasara los contactos de esos hombres que me escribían. Algunas comentaban que ya hacían todo eso sin pedir nada a cambio, también había personas que no se sentían identificadas y otras que directamente me insultaban.

¿Qué clase de insultos?


La mayoría obscenos, pero tengo que decir que el que me pareció más creativo fue el de “feminazi” (risas).

¿Te consideras feminista?


Sólo soy una persona que intenta comprender cosas sobre sí misma, en este caso como soy una mujer debo partir de esa base. Si intentar comprender el mundo femenino y hacerse preguntas sobre él se considera feminista... no me importa que me lo llamen. Pero entonces ¿deberían llamar “machista” a un hombre que habla sobre otros hombres?, creo que no están bien utilizadas esas definiciones.

¿Crees que el anuncio de tu acción ha escandalizado?

Sí, creo que por la crudeza del anuncio. Muchas veces no nos damos cuenta de lo escandaloso que es algo cuando está integrado en el comportamiento normal y cotidiano, y al sacarlo de contexto vemos otra perspectiva que nos hace percibir otras cosas.

¿Te esperabas esta difusión?


Para nada… ¡en realidad los carteles duraron 24 horas! (¡el servicio de limpieza de Madrid funciona de maravilla!). Yo esperaba recibir algunos mensajes pero quizás ha sido el enfoque que le han dado los medios de comunicación lo que ha generado el morbo acerca de esta acción. La idea era crear un debate en torno al factor económico en las relaciones entre un hombre y una mujer para que cada uno saque su conclusión, no hacer una campaña a favor o en contra de nada.

¿Qué enfoque consideras que se le ha dado?


Se han centrado mucho en mi persona en lugar de la reflexión sobre el tema. Cuando me vi en la televisión hablando en primer plano con un rótulo debajo que decía en mayúsculas ‘SONRÍO Y AGUANTO HUMILLACIONES' ¡me quería morir! (risas)… Mi madre me llamó preocupadísima y tuve que tranquilizarla (más risas). Desde entonces ya no me creo casi nada de lo que veo en televisión.

Sin embargo no es la primera vez que haces algo parecido…

No, llevo más de un año haciendo este tipo de acciones porque me parecen una forma de acercar el arte a la gente de a pie, porque muchas veces el arte se mueve por circuitos muy herméticos y no llega a todo el mundo.

¿Qué tal te fueron las otras acciones que hiciste?

La primera fue sobre una figura que tiene mucha influencia en la educación femenina, que es la figura de las princesas (observad todos los anuncios de juguetes para niñas ahora que llega la Navidad). Considero que esta figura está totalmente obsoleta en la sociedad actual. En esta acción un grupo de actrices salieron a la calle a vender los objetos de los cuentos en el ‘top manta’ a los transeúntes que pasaban como forma de deshacerse de ellos y emprender una nueva vida.

Fue como un acto simbólico de devolver a la sociedad algo de lo que nos ha impuesto.

Aquí me di cuenta del efecto de la acción en la gente que se la encontraba que no sabía si era real o no, que compraba los objetos, que se quedaba en la retina con la imagen de la princesa que vende sus cosas y me pareció maravilloso ese punto en que el espectador se mete en la escena y participa en ello. Por eso lo llamé “living”, porque es una experiencia que se vive y que puede formar parte de la realidad.

¿Qué tal te fue entonces con los medios de comunicación?

Aquella acción no trascendió porque no apareció en los medios. Pero también supongo que un tema que se relaciona con la prostitución es más impactante, o por lo menos genera más morbo en la sociedad.

¿Cómo se te ocurrió hacer estas acciones?

Buscando nuevas formas de llegar a la gente, no siempre a través de los canales que ya están establecidos. Me interesa este punto del arte que se encuentra entre la realidad y la ficción, porque el espectador es libre de sentir sin la imposición de un rol de estar en una galería o en otro tipo de evento artístico. Además creo que el artista debe utilizar los lenguajes de su época.

¿Qué significa para ti el arte?

Para mí el arte una forma de cambiar el mundo, como lo intentan otras personas desde otros ámbitos. Siempre he defendido la idea del artista como “estimulador cultural”, que plantea preguntas y genera debates, más que alguien que haga cosas 'bonitas' para el deleite estético.

Desde las afirmaciones o negaciones uno no puede avanzar, se detiene. Cuando uno plantea una pregunta le da al espectador la oportunidad de elegir, y de moverse. Por eso creo que es esencial hacerse preguntas continuamente.

¿Tienes previstas más acciones?

Sí, tenía previstos varios “living” más, pero después de comprobar el impacto de ‘Chica joven y con buena presencia se ofrece para:’, voy a tener que seleccionar muy bien las próximas que haga. Pero estoy contenta por el debate que se ha generado entorno a esta cuestión y que se haya hablado de ello.



Blog de Yolanda Domínguez: http://yolandadominguez.blogspot.com

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/48719

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds