Coherencia política

La nueva reforma laboral es un hecho desde ayer, que se aprobó en el Congreso gracias a la abstención del PNV y CIU. No deja de ser curioso lo que ha ocurrido en los últimos días en Cataluña, donde se acaba de prohibir las corridas a partir de enero de 2012, gracias al voto a favor de Montilla y la abstención de CIU, que sin embargo su voto ha sido determinante para prohibir los toros. Esta prohibición llevará al paro a muchas personas, pero si bien el presidente de Cataluña ha asumido el riesgo de su decisión con valentía y coraje, al líder de CIU le ha faltado más determinación a la hora de posicionarse en el grave asunto de la reforma laboral, que en cualquier caso y en ambos asuntos a buen seguro le van a repercutir negativamente en las elecciones.

Pero esto no es algo que extraña en Cataluña, ni siquiera en el resto del país, porque históricamente CIU siempre se ha arrimado al sol que más calienta, sin importar si el viento sopla por la izquierda o por la derecha. Ahora que están más cerca que nunca de ganar las elecciones –y presidir, que es lo que les falta-, parece que han pinchado en hueso al ayudar al Gobierno a aprobar una reforma laboral que es cuanto menos polémica.

No deja de ser irónico que un partido político que se jacta de estar en posesión de la solución para todos los problemas de Cataluña, a la hora de tener el poder de elegir el futuro laboral de sus ciudadanos haya decidido abstenerse, volver a esconderse en los despachos y dejar que pase el tiempo para saber de qué lado procede el viento favoable no remar a contracorriente cuando lleguen las elecciones.

Esta semana todos los españoles hemos comprobado los diferentes perfiles de políticos que actualmente tenemos en nuestro país: en primer lugar tenemos al cobarde, como los de CIU, capaces de dar la cara en contra de los toros en el Parlamento catalán y esconderse en el Congreso ante la reforma laboral; imagino que, por aquello del humor catalán ahora que sus dirigentes aparecen en un programa de chistes en televisión, han optado por dar prioridad a aquellos temas que consideran más importantes. Después tenemos, cómo no, al PP, que también da prioridad a los toros y se ha apresurado a registrar una proposición de ley para protegerlos en toda España, ante la amenaza de que otras comunidades imiten a Cataluña. En cuanto a los sindicatos, bueno, decir que han confirmado que irán a la huelga del 29 de septiembre para ser cabeza visible en la portada de todos los periódicos… aunque a mí no me queda del todo claro si van por aquello de defender los derechos de los trabajadores o porque han prohibido los toros.

Y por último, cómo no, sólo me queda felicitar al Gobierno del PSOE por ser el único partido político en aplicar con coherencia sus políticas, en este caso con respecto a la nueva reforma laboral. A partir de ahora un empresario podrá despedir a sus empleados según la previsión de pérdidas, a razón de 20 días por año trabajado, por lo que, por poner un ejemplo, ahora está en la misma situación de riesgo un trabajador de BBVA, Banco de Santander, La Caixa, Caja Madrid o el Banco Popular -que han obtenido un beneficio en conjunto de 8.423 millones en los seis primeros meses del 2010, pero un 10% menos que el año anterior- que el dependiente de una pequeña tienda que a duras penas cuadra la contabilidad a final de mes.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/58368

Antes de irse a dormir

Como anticipo, espero que pronto, de publicar mi nuevo libro ‘Diario de una mujer coqueta’ (que acabo de registrar debidamente), os dejo uno de los relatos que lo componen:


Ahí estaba, frente al espejo y con una gran duda: “¿Tejanos y blusa o vestido de encaje y tacones?” – Se preguntaba para sí misma.

Mientras se acercaba la hora y terminaba de decidirse, se alisó el pelo, escogió unas gafas para la ocasión y acabó de pintarse las uñas. Volvió a mirarse al espejo con una percha en cada mano y finalmente se decantó por los tejanos y la blusa, conjuntada con unos zapatos que sólo se había puesto una vez.

Llegó la hora de salir a la calle, no sin pocos nervios. Salió decidida hacía la esquina, tiró la bolsa de basura al contenedor y después de dar una vuelta a la manzana y pasar delante de la terraza del bar, se volvió a casa donde se quitó el maquillaje y se puso el camisón para irse a dormir.

Huelgas

Hay cosas que nunca cambian a lo largo de cada mes del año: durante los últimos meses se produce el mayor gasto en consumo personal (regalos de Navidad, cenas y caprichos varios) y es en los primeros meses del siguiente año cuando toca pagar las tarjetas de crédito. Enseguida toca reservar las vacaciones de Semana Santa –o puentes varios- para darse un respiro antes de las vacaciones de verano; unas vacaciones que, por cierto, ya se pueden reservar desde abril con las indecentes ofertas 2x1 (por aquello de la publicidad engañosa). Total, que sin darnos cuenta cada mes tenemos una ilusión para sobrellevar nuestras vidas, que por supuesto conlleva un gasto.

Es posible que por culpa de eso cada mes de septiembre sea un mes muy bueno para un sector y muy malo para otro; mientras los abogados hacen su particular agosto, gracias a las demandas de divorcio (otro clásico que nunca cambia, y cuyo aumento ya es del 200%), al sector del comercio le toca esperar hasta que la gente se ponga a derrochar ante la víspera de Navidades. Y vuelta a empezar un año más.

Pero si hay un verdadero clásico, algo que no cambia ningún año –ni parece que cambiará, son las huelgas de verano; cuando no es de los trabajadores de Iberia, es de los controladores aéreos, los pilotos, aerolíneas en quiebra, o como acaba de anunciar el sindicato CGT, de Renfe en plena operación salida de agosto. Y cada año más personas que tratan de disfrutar –como pueden, y como les dejan- de unas merecidas vacaciones son las perjudicadas, para que al final unos trabajadores que en muchos casos triplican el sueldo de estas personas perjudicadas ganen todavía más dinero a su costa.

En pocas semanas hemos sido testigos de la huelga más salvaje que recuerdo, la del metro de Madrid, que ha interrumpido la rutina de toda una gran ciudad. Me pregunto cuándo llegará el día en que seamos nosotros, los que históricamente somos los únicos perjudicados, los que nos declaremos en huelga. De algún modo, el que sea, pero no acabo de comprender cómo seguimos pagando religiosamente las constantes subidas de cualquier transporte, para que al final acabe en el bolsillo de las personas que poco después nos perjudican gravemente.

http://www.diariosigloxxi.com/texto-diario/mostrar/58142

Sed

Cita célebre:

"Lo que embellece al desierto es que en alguna parte esconde un pozo de agua." (Antoine de Saint-Exúpery).


Anexo:

La ciudad está llena de fuentes pero con muy pocas personas con sed de conocimiento.

Desde mi ventana

Desde mi ventana veo la bandera independentista catalana; ¡qué bonita, con su estrella! Me recuerda tanto a la estrella que luce la camiseta de la selección española de fútbol... qué emoción, aún recuerdo el golazo de Iniesta, al que algunos tratan de nacionalizar como catalán a toda prisa.

Campeones del mundo


España, por fin, se ha proclamado campeona del mundo de fútbol. Se acabó la mala suerte que hasta ahora teníamos en los mundiales; atrás han quedado la maldición de los cuartos de final, los codazos italianos y los goles legales que fueron anulados. Hoy, a pesar juego sucio de los holandeses y la permisividad del árbitro (lamentable, inaceptable juego duro y un arbitraje así en una final de la copa del mundo), podemos decir una enorme sonrisa que SOMOS CAMPEONES. ¡Felicidades!

Gracias, Sara Carbonero

España ha hecho historia. Como titular es poco original, lo sé, pero soy feliz. Soy catalán, porque nací en Barcelona, pero a diferencia de Jorge Lorenzo no tengo problema alguno en mostrar la bandera mi país, todavía, constituido como tal.

A partir de hoy Tomás Roncero, y similares, tendrá motivos más que suficientes para terminar con el debate de la portería española, en el que estoy tan de acuerdo como en desacuerdo. Sin duda, Casillas se merece un monumento después de parar otro penalty trascendental, además de reconocer el mérito de Reina al advertirle por dónde iba a tirarlo, después de que el gran Piqué cometiera un error innecesario.

Al instante, casi sin recobrar el aliento del susto, sin bajar del éxtasis de la alegría, otro penalty esta vez a nuestro favor. Marcó Xabi Alonso, pero unos cm de Cesc decidieron al árbitro, que se guardó una tarjeta roja clara, mandó repetir el penalty. Lo volvió a tirar Xabi Alonso, falló y Cesc, cuando iba a marcar, fue objeto de otro penalty, aún más claro, que esta vez no se pitó.

Después de los nervios ante lo acontecido en pocos minutos, de repente la sombra maldita de los cuartos de final de 1994 y 2002 comenzó a planear entre la afición española. Pero enseguida Camacho, comentarista en esta ocasión, dijo la clave: “esto ya ha pasado, ahora hay que volver a jugar”. Y se jugó. Y en una maravillosa jugada de Iniseta, cómo no, asistió a Pedro para que su balón se estrellase al palo (lástima, pues se merecía marcar el gol que le falta en una gran competición), pero Villa estaba ahí, como el verdadero delantero titular, para marcar no sin suspense el gol que finalmente dio la victoria, y una nueva página de gloria histórica para la selección española.

Fue muy significativo, por cierto, una vez concluido el encuentro cómo prácticamente todo el equipo fue a abrazar a Casillas, el verdadero héroe del partido, pues al detener el penalty dio alas al equipo; cuando falló Xabi Alonso, el segundo penalty que no debió llegar a tirarse, todos se enrabietaron y consiguieron su objetivo… tocar y marcar.

España, hoy, ha hecho historia. Villa es pichichi en solitario y, si todo sale según lo previsto, será además del mejor goleador español en un Mundial, el mayor goleador histórico de la selección, seguramente en la final; justo cuando Torres, que no merece siquiera jugar de suplente en esta competición, visto lo visto, termine marcando otro gol decisivo como indica el destino de los alemanes.

Sólo dos apuntes más: Luis Aragonés tiene todo el derecho a trabajar; en España somos conocidos por ser los que más trabajan y los que menos producen. Y para terminar, un titular para la prensa inglesa: LA CULPA SIGUE SIENDO DE SARA CARBONERO.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds